Piel sensible: Cuidados básicos

Piel sensible: Cuidados básicos

La piel sensible con rojeces es aquella que reacciona de forma anómala a estímulos externos e internos. Por ejemplo, un estilo de vida urbano, sobreexposición solar, cambios bruscos de temperatura, alimentación inadecuada, consumo de bebidas calientes, alcohol, especias, situaciones de estrés y cambios hormonales.

Este tipo de piel alterna épocas de normalidad con otras de irritación con enrojecimiento, sequedad e incluso descamaciones y erupciones.

En este contexto se enmarca la cuperosis que se caracteriza por un problema de microcirculación en los vasos sanguíneos de la piel del rostro, concretamente en las mejillas y en los lados de la nariz. Se manifiesta principalmente en mujeres de entre 30 y 50 años que tienen la piel clara que se enrojece con facilidad ante estímulos internos y externos.

Para tratar una piel sensible con rojeces hay que cuidar la alimentación, tener cuidado con la exposición solar, mantener una buena hidratación, y utilizar productos especialmente indicados para piel sensible.

Las pieles sensibles muestran una especial intolerancia a los productos cosméticos en general, por lo que es necesario utilizar productos específicos que sean libres de alérgenos y no comedogénicos.

Una de las peculiaridades de la piel con cuperosis es la sensación de tirantez. La solución está en usar una crema hidratante que evite la sequedad y forme un escudo que proteja de agresiones externas.

                                                               

Con el maquillaje hay quetener especial precaución. Se pueden utilizar aquellos indicados para pieles sensibles

También pueden emplearse correctores de tono

A la hora de desmaquillarse, utilizar productos fáciles de extender y de retirar para no producir irritación.

RECOMENDACIONES BÁSICAS

1. Evitar cambios bruscos de temperatura, baños de vapor, o cualquier situación que provoque vasodilatación facial.

2. Uso diario de fotoprotectores de factor medio (SPF 20) o alto (SPF 50) según sea necesario.

Combinarla con la limitación del tiempo de exposición al sol.

3. Evitar la contaminación ambiental en la medida de lo posible.

4. Reducir las comidas muy picantes, el alcohol, la cafeína, el chocolate, las nueces, las almendras y los quesos curados.

5. Evitar los exfoliantes faciales y aquellos productos que contengan mentol, hierbabuena y aceite de eucalipto.

6. Evitar productos cosméticos demasiado oleosos. Utilizar solo productos que limpien por emulsión, como leches limpiadoras, geles de baño y champús . A poder ser hidratantes y calmantes.

7. Lavar la cara con agua tibia. No usar cepillos, esponjas y evitar frotar o masajear la piel.

8. Prevenir la ansiedad y el estrés, y/o tratarlas correctamente.

9. Evitar el uso prolongado de cremas con corticoides tópicos.

¡Hasta el próximo post!

Albanatur Cosmética Natural

Producto añadido a Comparar